Xavi Albert es valenciano y del Valencia Basket desde la cuna. Lo han remarcado por activa y por pasiva desde que se anunciara que el técnico ayudante se haría cargo del primer equipo, primero de forma interina y, después, cuando se le ratificó hasta final de la presente temporada.

Ser de la casa es un valor añadido y un motivo de orgullo. A nadie se le escapa que desde la creación de l’Alqueria, un sueño húmedo del club es tener el máximo número de jugadores formados en casa en el primer equipo y qué mejor que entrenados por alguien que lleva al club en las venas. No es nada nuevo ni el València Basket ha inventado la coca-cola, perdón por ser tan viejuno en la expresión. Equipos como el Joventut de Badalona o el Estudiantes viven y presumen de ello desde hace décadas. Tampoco es nada nuevo en el Valencia Basket, se hizo parecido con Paco Olmos hace ya, me he mareado de pensarlo, más de 20 años.

Yo tengo miedo. No lo voy a negar.

Tengo miedo a que Xavi Albert dirija el club la temporada que viene. Y no es porque no me guste, no es porque no crea que pueda estar más o menos cualificado para el cargo. Dudo que nadie que pueda venir tenga más ganas o ilusión que Albert de dirigir al equipo. Pero no sé si es el momento adecuado.

La brecha entre afición y club se ha demostrado que es enorme. Una parte importante de la gente que acude a ver al equipo se ha cansado de años de entrenadores experimentales con poca o nula experiencia en la competición que jugaba el club. Y no podemos ocultar que pese a que Xavi Albert tiene muchísimos años de experiencia en categorías inferiores, no tiene ninguna como primer entrenador a nivel élite. En su favor juega que es de aquí y eso siempre provoca más paciencia y más tolerancia respecto al fallo por parte del aficionado y del club.

Como ya he comentado antes, con Olmos también se apostó pero se le dio la mejor plantilla de la historia del club. Su posible inexperiencia se maquillaba con lo que daban en pista jugadores como Oberto, Tomasevic, Rigaudeau, Rodilla, Luengo y un largo etcétera de jugadorazos que tuvo por aquella época. Sin irnos tan lejos, Rubén Burgos entrenador del femenino y que como Albert lleva el club en las venas, lo ha conseguido prácticamente todo con su equipo. A Burgos desde su inicio se le dio un equipo hecho para conseguir los objetivos marcados, subir a la LF, ganar la Copa, Eurocup, la Liga etc… Se le ha dado tan buen equipo que no ganar títulos sabe a una temporada decepcionante. ¿Se le va a dar un equipo como el de Olmos o Burgos a Abert? Me cuesta creerlo.

De ahí mi miedo. No quiero que por precipitarse quemen a Xavi Albert antes de tiempo. En una reciente entrevista de Juan Carlos Villena en Las Provincias a Albert, el técnico valenciano destacaba como influencia a Pedro Martínez y comentaba que tanto él como Burgos se quedaban viendo los entrenamientos del técnico catalán para aprender.

¿Por qué no ponerle a alguien como Pedro Martínez, digo Pedro porque lo usa el propio Xavi Albert, a su lado del que aprender más unas temporadas y luego ya dar el salto a primer entrenador? Ahora mismo me inclinaría más por esta opción que por darle ya los mandos del primer equipo.

Entiendo que si se juega Eurocup se pueda pensar en el valenciano para llevar al equipo, pero si se juega Eurocup no se puede negar que el objetivo será ganarla, no valdrán excusas de presupuestos ni otros equipos. En Eurocup el Valencia Basket es el rey, nadie la ha ganado más veces que los taronja y debe ejercer como tal. Y para asegurarse hay que hacer una plantilla casi de Euroliga como hizo la Virtus, el Mónaco o París recientemente.

¿El club cree que Xavi Albert es el hombre capacitado para ello desde ya? Estupendo, pero entonces hacedle una plantilla acorde al objetivo o incluso casi por encima. Como se hizo con Olmos y Burgos. Una plantilla que sea una red de seguridad.

Si el equipo finalmente jugara Euroliga, vender la contratación de Xavi Albert sería más complicado todo y ser de la casa. Gran parte de la afición quiere algo más contrastado, que la Euroliga no sea algo nuevo para el entrenador. Pero bueno, todo esto es futurología. Por lo pronto, habrá que ver cómo termina la temporada el equipo y a partir de ahí valorar. Yo sólo pido que cuidemos lo nuestro y no lo quememos antes de hora y que lo protejamos, no lo lancemos a los leones por colgarse medallas y presumir de lo nuestro.

Sería una pena muy grande desaprovechar a alguien de la casa por fallar con los tiempos.

Jordi Bonet

Foto: ACB Photo | Miguel Ángel Polo

2 comentarios en «OPINIÓN | Cuidar lo propio»

  1. Juguemos Euroliga o Eurocup me parecería un error dar las riendas del primer equipo a Xavi Albert, porque el romanticismo de ser de la casa de venir desde abajo está muy bien pero no me vale.
    Debe crecer en el staff técnico de un entrenador top curtido en mil batallas y la oportunidad le llegará ,ahora sería darle a la afición que pide un entrenador top aquello de » si no quieres caldo,pues toma dos tazas».
    Pero estoy convencido de que si jugamos Eurocup , Xavi Albert será el entrenador ,le desearé suerte porque la va a necesitar ,la afición está muy quemada y ya tiene la mecha muy corta.

  2. Lo dijo el propio Xavi en su reciente entrevista con Villena. Cito: «Hay que ser capaz de establecerlo como filosofía de club, más allá de los entrenadores, pero tampoco echarlos a los leones cuando no están preparados. Es la misma idea que con los entrenadores, paso a paso y sin tener prisa con ellos.»

    Me parece que sería muy precipitado que el club le diera el timón la temporada que viene habiendo estado en un staff ACB únicamente un año y encima este año con Mumbrú.

    El club no se puede permitir ahondar todavía más la imagen de triturador de entrenadores sin experiencia. No si quiere de verdad ser visto como un club formador. Y un club formador de nivel es cuidadoso y mira por el bien del jugador o entrenador que forma, sin saltarse etapas.

    La opción que plantea el artículo es la lógica: ser segundo de alguien como Pedro Martínez durante unos años. Seguro que a Xavi le encantaría.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *