El mercado Euroliga se mueve: ¿Debe fichar Valencia Basket?

Con el mercado europeo moviéndose después del inicio de la Regular Season de la NBA y con algunos refuerzos sonados como Kendrick Nunn (Panathinaikos) o Bruno Caboclo (Partizan) apuntalando la Euroliga, es momento de preguntarse sobre la situación de Valencia Basket respecto al mercado: ¿debe fichar o no? El club taronja no cierra la puerta a incorporar un último refuerzo, como ha mantenido desde el comunicado sobre el tanteo de Harper, previo al fichaje de Stefan Jovic. Con el equipo 6-1 en ACB y 4-1 en Euroliga, ¿es el momento de fichar? Hay cinco puntos que me parecen clave y quiero exponer:


1. Circunstancias actuales

Por situación del equipo y por estado físico de la plantilla, Valencia Basket no tiene ninguna prisa para ir al mercado. No necesita parches, simplemente cerrar bien la plantilla. Ahora mismo hay 14 jugadores, Martin Hermannsson está por recuperar y hay dos jóvenes en dinámica con muchísima proyección como Lucas Marí (que ya ha jugado) y Sergio De Larrea. Eso ya sube el listón de exigencia del fichaje: tiene que mejorar lo que hay. 

Además, el equipo tiene las dos plazas de extracomunitarios ocupadas, por lo que salvo un cambio en esta situación, un refuerzo extracomunitario nos haría repetir la situación del año pasado con Rivero, Webb y Harper. Si Valencia sigue con la intención de no repetir la situación de la 22/23, el mercado NBA queda limitado. La primera conclusión que podemos sacar es que mientras esta sea la situación, Valencia Basket no tiene ninguna prisa.


2. Recuperar efectivos y definir roles

Xabi López-Arostegui ha vuelto tras más de medio año sin jugar y es un retorno con el que conviene no tener prisa. Necesitará tiempo para coger su nivel más alto y ver su encaje definitivo en el equipo. Su regreso eleva el listón de centímetros en el juego exterior y sube el nivel de IQ en ambos lados de la pista. En defensa hay poco que debatir, mientras que en ataque hay que esperar -como poco- que pueda abrir campo con lanzamiento de 3 -el año pasado estuvo en un aceptable 36.8%-, y que vaya ganando confianza para penetrar.  Con su retorno, Valencia Basket cuenta con él y con Puerto como aleros para dar músculo y centímetros a la posición de 2, con un puesto de 3 que ya cuenta con Claver y Ojeleye. Un perfil que apuntala la versatilidad de los aleros.

Por otro lado, hay dos jugadores que aún necesitan tiempo para ver qué pueden ofrecerle al equipo con más exactitud: Jared Harper y Kassius Robertson. Harper, escolta a tiempo completo, ha vuelto de su lesión tal y como lo dejó antes: siendo un arma importante tanto para jugar a campo abierto como para desatascar defensas en estático, asumiendo balón y en definitiva, consolidando las buenas sensaciones con las que acabó la pasada temporada. En sus 15 minutos por partido, Harper supera los 10 puntos de media y es el jugador con mayor uso de balón de toda la plantilla, por encima de Chris Jones. Además, está conectando de maravilla con Stefan Jovic: con ambos en pista Valencia Basket tiene un rating ofensivo de 128.2 (actualmente está en 110.3 en ambas competiciones), para un net rating total de +20.1. Ahora bien: ¿es Jared Harper un buen revulsivo o puede asumir más minutos y galones dando el mismo aire fresco y el toque imprevisible al equipo subiendo minutos y galones? Esa pregunta solo la podrá resolver el tiempo.

A Kassius Robertson le está costando todavía más su adaptación. El canadiense está tirando de 3 en un correcto 36.8% en ambas competiciones, superando el 40% en triples en ACB, tal y como hizo en dos de sus tres temporadas en Obradoiro. Su gran defecto está en la poca producción en tiros de 2, con solo dos canastas anotadas, y en su bajada en asistencias respecto a años anteriores. Además, al jugador le está costando más la ACB que la Euroliga, como indican sus números:


CompeticiónPJMPGPPGAPGTC%T3%Net Rating
ACB622.38.81.339.5%41.2%-5.0
EL524.25.20.823.5%30.4%-2.0

De momento Kassius Robertson está dando unas prestaciones aceptables como tirador y como ejecutor, pero todavía queda esperar más de él para ser un generador que pueda acompañar a Chris Jones y liberar al base de tanta carga ofensiva.

3. ¿Cómo optimizar al equipo con Chris Jones? 

Ya que el fichaje debe venir a sumar sobre lo que ya hay, cabe recordar que la gran apuesta del club en el backcourt ha sido Chris Jones. ¿Cómo está rindiendo Chris Jones y Valencia con cada jugador como complemento? Este es el impacto que tienen en el equipo midiendo minutos, el net rating con cada pareja en pista y el volumen de pérdidas por posesión, uno de los principales puntos débiles del equipo en este inicio de temporada:

JugadorMinutosNet rating%TOV
Kassius Robertson170:37-2.721.5%
Jared Harper33:4512.625%
Stefan Jovic42:3638.511.1%
Josep Puerto25:5115.215.6%

De momento, vemos que Jones está rindiendo mejor jugando de 2 con otro director al lado como Jovic, quien asume el rol de director de juego. Además, al equipo todavía le queda sumar a Martin Hermannsson, que puede volver antes de que acabe el año, según ha comentado Luis Arbalejo en entrevista con Las Provincias. Si nada se tuerce hasta ese momento, Valencia podría permitirse el lujo de esperar a ver qué puede dar primero el jugador islandés, aunque creer que en dos meses la plantilla va a estar intacta a nivel físico es hacer un ejercicio de fe. 


4. Carencias del equipo:

Valencia Basket es un equipo muy fuerte defensivamente, pero al que todavía le queda por construir a nivel ofensivo. Comentamos en la última tertulia que Valencia Basket es un equipo poco tirador de 3. Tan solo el 27.5% de sus posesiones acaban en triple, poniéndose a la cola en ACB y Euroliga en este baremo. ¿Es un dato de que esté mal? No, pero simplemente deja dudas sobre la capacidad del equipo de ser resolutivo a triples cuando el rival colapse la pintura y obligue a Valencia Basket a confiar sus victorias al tiro de 3. Habrá partidos así, a medida que los rivales conozcan mejor al equipo de Mumbrú. De momento, el 37.4% de acierto en T3 es un buen dato, pero la segunda parte ante el Barça, con 0 triples anotados, es un aviso. Habrá que ver si el equipo puede corregirlo con lo que tiene o necesitará que el mercado actúe.


5. La química:

Por último, y no menos importante, está el recordar que Valencia Basket tiene una química en su vestuario como hacía años que no tenía. La necesaria limpieza de vestuario y la asignación de nuevos roles ha traído un vestuario comprometido, como se ve tanto fuera como dentro de la pista. Alex Mumbrú ha conseguido construir un equipo donde todos los jugadores aprietan y mueren por una idea de baloncesto construida desde la defensa. Un fichaje no puede disminuir la química que hay ahora, lo cual elimina el segmento de jugadores sobrados de calidad pero que puedan tener una mínima mancha en su expediente.

¿Expuestos todos los puntos, cuál sería mi decisión? Que a día de hoy, 2 de noviembre de 2023, Valencia Basket no tiene prisa por fichar. Es un equipo al que le falta por integrar todas las piezas, que está rindiendo muy bien y que tiene una química que hacía años que no se veía. Un fichaje corre el riesgo de afectar, aunque sea mínimamente, al estado actual. No obstante, no todo es blanco o negro. Tanto por generación de baloncesto, como por veteranía e IQ -véase el impacto de Jovic en el equipo-, como por encontrar más ayudas a Chris Jones en los momentos importantes, Valencia tiene motivos para seguir mirando al mercado y terminar de apuntalar una plantilla que ahora mismo está muy bien construida. Pero lo debe hacer sin prisa y siendo muy exigente con lo que puede traer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *